matronarte

Señales de alerta para evaluar una correcta alimentación en el recién nacido.

recien-nacido-señales-mala-alimentacion
gestion Sin categoría

Una de las primeras dudas que nos surge al iniciar la lactancia materna es si es suficiente la cantidad que produce nuestro pecho.

Si disponemos de una información y apoyo profesional adecuado sabremos identificar las señales de alerta para poder actuar a tiempo.

Uno de los factores más importantes en la instauración de la lactancia, es la primera toma de contacto de recién nacido con su madre y el inicio de la lactancia en dos primeras horas de vida. Para que iniciemos la lactancia de una manera satisfactoria, debemos aprovechar estas dos primeras horas ya que el recién nacido se encontrará activo y nos será más fácil conseguir un agarre adecuado. Si tenemos dificultad para conseguirlo, siempre tendremos a nuestro lado a una matrona para que nos pueda orientar.

Dentro de los signos de alarma nos podemos encontrar los siguientes:

  • Nuestro bebé no moja el pañal.

La orina del recién nacido será de un color amarillo claro. Si la coloración es oscura, se puede tratar de una falta de hidratación. Es verdad que este signo de alarma a veces es difícil de valorar ya que los pañales tienen mucha capacidad de absorción. Para comprobar si hay orina en el pañal será necesario romperlo para comprobar que el interior está manchado.

A veces podemos encontrar, en los primeros días de vida, una mancha rosácea en el pañal. No se trata de una señal de alarma sino de un cambio fisiológico de los recién nacidos, los uratos.

Otros signos de deshidratación es que la boca del bebé no está húmeda.

  • Ausencia de deposiciones.

Los bebés con lactancia materna deben ir aumentando el número de deposiciones y micciones a medida que van aumentando de peso y tamaño. A partir del quinto día de vida lo recomendable es una deposición de color mostaza después de cada toma. Los bebés de menos de un mes alimentados con lactancia materna exclusiva deberían realizar deposiciones cada día, en concreto un mínimo de dos.

Si tras 5 días o más el bebe no hace caca y no ha tomado lactancia artificial, deberemos observarlo e ir suplementando con leche materna extraída o con leche artificial.

La coloración de las deposiciones es de color mostaza y líquidas. A veces el color de las heces cambia a una coloración verdosa y puede deberse a un tránsito intestinal acelerado.

  • Ictericia.

La ictericia puede ser fisiológica, se debe a la inmadurez del hígado del bebé que hace que la eliminación de la bilirrubina sea más lenta y tienda a acumularse. A veces, si el recién nacido ingiere poca cantidad de leche puede originar una ictericia en el bebé. En este caso, el aumento de las tomas con leche materna extraída con sacaleches o tomas de leche artificial , resolverán poco a poco la ictericia.

La ictericia patológica suele aparecer en la segunda semana de vida.

Es importante, para evitar la aparición de complicaciones , contar con el apoyo de profesionales que nos pueden orientar en lactancia materna. Desde Matronarte, ponemos a vuestra disposición nuestro equipo de Matronas.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Su comentario está esperando a ser moderado.

Facebook